Soy filólogo, ¿y ahora qué?


Muchos futuros estudiantes de Universidad piensan dedicarse a la filología, pero normalmente la primera duda que nos asalta a la cabeza es: “¿qué salida profesional tendré en el futuro?”


Normalmente, siempre relacionamos la filología con dos posibles salidas: enseñanza e investigación, pero ¡tranquilo!, si lo tuyo no es dar clases en un aula o pasarte horas en el despacho de una Facultad, voy a demostrate que tienes varias vías para escoger.


¿CÓMO HA SIDO MI FUTURO TRAS ESTUDIAR UNA FILOLOGÍA?


En mi caso he estudiado Filología Árabe, y, sinceramente, cursé mis estudios por pura vocación, sin pensar qué me depararía en un futuro.

Durante esos años, en lo único que pensaba era en lo que disfrutaba traduciendo un poema preislámico, leyendo poemas de Qabbani, o descubriendo leyendas del fascinante periodo de al-Andalus.


Una vez finalizado mis estudios, salí de ese mundo de ensoñación y exotismo y me topé con la dura realidad, “¿y ahora qué?”. Llegó el momento de enfrentarme a la inserción laboral, y lo cierto es que los jóvenes actualmente no lo tenemos nada fácil.


Tenía claro que no quería opositar para terminar dando clases en un instituto. Esa no era mi vocación en absoluto.


MIS ESTUDIOS DE MÁSTER ME DIERON LA CLAVE PARA MI FUTURO


Por suerte, durante mi periodo como estudiante de Máster tuve una asignatura que ha sido esencial para mi futuro profesional. Se trataba de una clase sobre emprendimiento donde fueron a visitarnos varios filólogos con profesiones muy diversas.


Desde ese momento, tuve claro que mi futuro era emprender. Descubrí que actualmente gracias a internet tenemos una multitud de medios para darnos a conocer y convertir nuestras habilidades en una profesión.


La inversión es mínima si la comparamos con abrir un local físico, y tienes la oportunidad de poder dedicarte a aquello que te apasiona.


¿A QUÉ PUEDE DEDICARSE UN FILÓLOGO?


Puedes montar una academia de idiomas online, ofrecer servicios de traducción, convertirte en copywriter, trabajar para editoriales, etc.


Piensa qué te apasiona y conviértelo en tu profesión. No te sientas encasillado en las típicas salidas profesionales si consideras que no es lo tuyo.


Te recomiendo que no descartes la idea de formarte en otros ámbitos. Por ejemplo, yo soy redactora de contenidos, pero he tenido que formarme en marketing digital y copywriting.

Esto te hará crecer como profesional.


Y tú, ¿vives de lo que te apasiona?


Para cualquier duda puedes escribirme a mi email y te contestaré encantada.


Si te ha gustado el post me alegrará saber que lo has compartido en tus redes sociales.


¡Nos vemos muy pronto!

48 vistas
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now